Home ITACA : Multimedia_page : Single multimedia
bea2


In a marked multidisciplinary character, this project intends to take advantage of the results of previous projects where systems are developed based on the acquisition of data by means of sensors placed as close as possible to the works, the management and proper handling of the data collected through a specific software of Databases and methodologies for analyzing statistical data to obtain relevant information on the microenvironmental conditions of the sites that hold heritage, to determine if the conservation of the same is guaranteed.

Through the application of IoT and cloud computing, this project aims to achieve, among others, the following objectives: drastic reduction of the economic requirements of the monitoring facilities, reduction of the impact on the work, notable improvement in flexibility and simplicity and ease of exploitation of information by the scientific community and the authorities responsible for prevention. In summary, the main objective will be to provide preventive conservation technologies to small museums and private collections that do not have the capacity to apply them and allow economic saving to be guided to the recovery of new works.

The project Application of the European standards for preventive conservation using IoT technologies. Use in small and medium collections of the Spanish cultural heritage, has been funded by the Spanish Ministry of Economy and Competitiveness within the 2017 call for RTD Projects of the National Subprogram for Knowledge Generation, within the framework of the National Plan for Scientific and Technical Research and Innovation 2013-2016, Reference HAR2017-85557-P.

The Principal Investigators of this project are Perles Ivars, Ángel and García Diego, Fernando.


Un equipo de investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) y la Universitat de València (UV) ha puesto en marcha Valvolcar, un proyecto que tiene como objetivo la creación del primer mercado voluntario de carbono de la Comunidad Valenciana, permitiendo a las empresas compensar sus emisiones a través de acciones que reviertan positivamente en el medioambiente.

 

Liderado por la UPV y financiado principalmente por EIT Climate-KIC, el proyecto, que se desarrollará durante los próximos 6 meses, se enmarca en un contexto en que únicamente las emisiones de las empresas más contaminantes quedan reguladas por el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (EU ETS).

 

En la Comunidad Valenciana, estas emisiones representan el 50% del total, mientras que el resto, denominadas emisiones difusas -que incluyen, entre otras, las derivadas del transporte y la gestión de residuos, agrícolas y ganaderos- quedan excluidas sin ningún aliciente para su reducción.

 

Sin embargo, las emisiones difusas también deberán reducirse a medio plazo para alcanzar los objetivos de la UE para 2030 (marco sobre el clima y la energía) y 2050 (una economía baja en carbono), así como alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

 

Pau Brunet, investigador del Instituto Universitario de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (ITACA-UPV), explica que un mercado voluntario de carbono “es un sitio virtual donde el carbono tiene un precio establecido y las empresas que quieran reducir sus emisiones pueden acceder a él para comprar crédito en forma de carbono. El dinero recolectado se invierte en medidas para compensar estas emisiones”.

 

De ámbito local

 

“Hasta el momento”, añade Brunet, “este tipo de mercados, a nivel regional, no ha llegado a España. En nuestro proyecto queremos que el mercado sea local, que las actividades compensatorias se ejecuten en el territorio de las empresas participantes”.

 

ValVolCar tiene previsto llevar a cabo un exhaustivo análisis sobre qué se ha hecho hasta el momento en este ámbito a nivel mundial, la demanda existente, la metodología necesaria para la transacción de costes y el modelo de negocio. Además, para involucrar e informar a las entidades locales, se organizará una serie de seminarios que tendrán lugar durante los próximos meses.

 

Mecanismos de compensación

 

“Es pronto aún para determinar qué tipo de acciones serán las que se promoverán”, indica Brunet, “ya que existen distintas alternativas de tarificación del carbono: sistemas de comercio de carbono, impuestos sobre las emisiones, mecanismos de compensación, financias basadas en los resultados o precios internos de carbono. Aun así, en el punto en el que nos encontramos, creemos que los mecanismos de compensación son los más adecuados”.

 

Mediante los mismos, según apuntan los investigadores de ValVolCar, las empresas podrán compensar sus emisiones con proyectos que aumenten los sumideros de carbono, por ejemplo, con reforestaciones locales que pueden dar un impulso a las economías rurales, frenar la urbanización de la población rural, reducir el riesgo de incendios forestales y sus emisiones derivadas, etc.

 

Fuente: Área de Comunicación UPV


Un equipo de investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV), pertenecientes al Grupo BDSLab del Instituto ITACA liderado por Juan Miguel García Gómez, ha desarrollado Wakamola, un bot que ayudará a conocer los hábitos nutricionales y de actividad física de la población con el objeto de facilitar el tratamiento de dos problemas de salud globales como son, en la actualidad, la obesidad y el sobrepeso.

 

No en vano, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 50% de la población europea presenta sobrepeso, y el 20%, obesidad. Y, pese a tratarse de la cuna de la dieta mediterránea, en España, la situación es similar.

 

Así, en los últimos 30 años, la obesidad en adultos españoles ha pasado de afectar a un 7,4% en 1987, a un 17,4% en 2017; mientras que el 37,1% de la población del estado padece sobrepeso. En total, por lo tanto, más de la mitad de los adultos (54,5%) tiene exceso de peso.

 

Simula una conversación con el usuario de la que extrae la información

 

Según explica García Gómez, investigador principal de un trabajo realizado en el marco del proyecto europeo CrowdHealth, Wakamola es un bot que, a través de Telegram, simula una conversación con el usuario sobre su dieta, actividad física, enfermedades, edad, peso, redes sociales, etc.

 

El análisis posterior de dicha información permitirá crear una red de relaciones para estudiar los hábitos de la población en relación a su dieta, actividad física, entorno, red familiar, laboral y de amistades.

 

Un bot atractivo, lúdico y usable bautizado y diseñado por estudiantes de la ETSID-UPV

 

En este sentido, Sabina Asensio Cuesta, investigadora del Grupo BDSLab, señala que un aspecto “destacable de Wakamola es el arduo trabajo realizado para construir un personaje atractivo, lúdico y usable para los usuarios”.

 

Para ello, los investigadores han elaborado diferentes guiones y llevado a cabo un exhaustivo estudio para elegir el diseño más adecuado para el bot, para lo que realizaron una encuesta a 495 personas sobre 52 posibles diseños propuestos por estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería del Diseño (ETSID) de la UPV.

 

De esta encuesta surgió el nombre, Wakamola, además del personaje, diseñado por los estudiantes de la ETSID-UPV Mª Dolores Blanco, Ángel Esteban y Marta Lavall.

 

“El objetivo”, indica Asensio Cuesta, “es que Wakamola ayude a recopilar una gran cantidad de datos de una población sobre sus hábitos nutricionales, actividad física, índice de masa corporal, enfermedades relacionadas con obesidad y sobrepeso, etc. Al mismo tiempo, el bot nos permitirá determinar qué importancia tiene el entorno sobre cada usuario, por ejemplo, dónde vive y con quién se relaciona (casa, familia o amigos). El análisis de los datos recogidos por Wakamola podrá ser de gran utilidad a la hora de elaborar actuaciones para tratar de solucionar el grave problema de sobrepeso y obesidad que afronta nuestra sociedad”.

 

¿Cómo funciona?

 

Vicent Blanes Selva, investigador del BDSLab-ITACA de la UPV y desarrollador del bot en colaboración con la Taipei Medical University (Shabbir Syed y Yu-Chuan Li) explica que el funcionamiento de Wakamola es “muy sencillo. Desde Telegram, el usuario establece una conversación con el bot, con preguntas que van desde su edad o peso, hasta el tipo de alimentación o las veces a la semana que hace ejercicio. En función de las respuestas del usuario, se muestra una puntuación (Wakaestado) entre 0 y 100, en función de sus hábitos nutricionales y actividad física, enfermedades, índice de masa corporal y las puntuaciones de Wakaestado de su red. El bot también permite ver el desglose del Wakaestado correspondiente a dieta, actividad, IMC, enfermedades y red social”.

 

Por otra parte, para la adecuada elaboración del contenido y puntuación de las preguntas de Wakamola sobre la dieta, actividad física y datos personales (sociodemográficos y de enfermedades) ha sido fundamental el asesoramiento de Ana Frígola, de la Facultad de Farmacia de la Universitat de València, así como de los doctores Juan Francisco Merino Torres, Matilde Rubio Almanza, Salvador Tortajada y Ruth Vilar Mateo, todos ellos del Hospital Universitari i Politècnic La Fe.

 

Estudio piloto en Tavernes de la Valldigna

 

Wakamola se está utilizando, por primera vez, en Tavernes de la Valldigna. Gracias a la colaboración del ayuntamiento de la ciudad, hasta finales de febrero, esta localidad valenciana albergará el estudio piloto.

 

Alberto Conejero investigador del proyecto Wakamola y miembro del Instituto IUMPA de la UPV, indica que los habitantes de Tavernes de la Valldigna “pueden participar voluntariamente en este trabajo, del mismo modo que, desde hace años, se hace a la población estadounidense de Framingham con el fin de estudiar los factores de riesgo de las enfermedades coronarias”.

 

Por último, señalar que, para conocer al bot Wakamola y participar en este estudio piloto, basta con buscar en Telegram @WakamolaTavernesBot o acceder al siguiente enlace.

 

Fuente: Área de Comunicación UPV


Our best wishes for Christmas and a 2019 full of projects.



Aprovechar el potencial que hoy brindan las herramientas big data para reducir las emisiones contaminantes en los entornos urbanos de la Comunidad Valenciana. Este es el principal objetivo de TRUST 2030, un proyecto en el que participa la Universitat Politècnica de València (UPV) junto a empresas como EMIVASA, ETRA y Green Urban Data, y que está financiado por la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI).

 

Javier Urchueguía, profesor catedrático del Instituto ITACA-UPV, afirma que el proyecto “contribuirá a la lucha activa contra el cambio climático y la transición energética, con el objetivo de avanzar hacia una economía baja en carbono, en concordancia con el eje transversal de sostenibilidad de la Estrategia de Especialización Inteligente para la Investigación en la Comunitat Valenciana (RIS3-CV)”.

 

Para ello, TRUST 2030 se centra en tres sectores clave en cuanto a emisiones de gases efecto invernadero en la Comunidad: transporte, agua, y los espacios verdes como sumideros de estas emisiones. Así, este proyecto permitirá cuantificar las emisiones en tiempo real caracterizando la interrelación entre transporte y movilidad, y gestión integral del agua e infraestructuras verdes y las emisiones en el entorno urbano.

 

“TRUST 2030”, añade Urchueguía, “cubre la necesidad de investigar modelos analíticos y predictivos que sirven de base para los procesos de toma de decisión pública, en un corto plazo para el ámbito urbano, y a medio plazo para el entorno rural. Y permitirá también contar con avanzadas herramientas de gestión integral a nivel local y regional. Todo ello, dentro de un escenario hacia una economía baja en carbono. En él, las administraciones públicas deben jugar un papel fundamental para dirigir de la forma más eficaz y transparente sus políticas”.

 

Modelos predictivos de emisiones

 

En 2018, el proyecto TRUST 2030 se ha centrado en el desarrollo de modelos predictivos, así como en la integración de información procedente de una amplia red de sensores y el planteamiento de posibles escenarios futuros en el área metropolitana de Valencia. “Todo, con un objetivo común: reducir las emisiones contaminantes en este entorno”, incide Urchueguía.

 

En este sentido, cabe destacar que Valencia se encuentra en la vanguardia nacional y europea en la gestión de contadores inteligentes con telelectura y en sensorización del tráfico. “Este alto nivel de digitalización”, conluye Urchueguía, “permite elaborar modelos de emisiones de gases de efecto invernadero muy precisos, que posibilitarán en el futuro a las administraciones tomar decisiones contra el cambio climático, desde el conocimiento científico, con un alto grado de fiabilidad y confianza”.

 

XI Jornadas de Energías Renovables

 

El catedrático de la UPV e investigador del Instituto ITACA-UPV presentó los resultados y próximos retos del proyecto durante la XI Jornada de Energías Renovables. Organizada por la UPV, que tuvo lugar el jueves 13 de diciembre, en la Ciudad Politècnica de la Innovación (CPI), bajo el lema “Digitalización de la Energía”.

 

El proyecto TRUST 2030 “TRansición Urbana Sostenible medianTe métricas para la decisión pública basadas en herramientas big data” es uno de los cuatro proyectos altamente estratégicos en cooperación seleccionados por la Agencia Valenciana de la Innovación para este año 2018.

 

Fuente: Área de Comunicación UPV


El uso de aplicaciones móviles ha demostrado un efecto beneficioso en el control de la diabetes tipo I, que se pone de manifiesto en la mejora de parámetros como la bemoglobina glicosilada (HbA1c) o el ratio de medidas de glucemia (SMBG). Sin embargo, las app del mercado no disponen de las funcionalidades que se han asociado de dicha mejoría clínica.

 

Así se desprende de un trabajo desarrollado por investigadores de la Universitat Politècnica de València, pertenecientes al grupo ITACA-SABIEN, que acaba de ser publicado en la revista JMIR Mobile Health and Micro Health (JMU). En él, los investigadores hacen un estudio exhaustivo y comparativo de las app existentes hoy en el mercado, incidiendo en su utiliadad para el “apoyo y empoderamiento de los pacientes”.

 

En primer lugar, identificaron seis estudios rigurosos que han evaluado el impacto de las apps en indicadores relevantes como la hemoglobina glicosilada (HbA1c) y la ratio de medidas de glucemia (SMBG), ya analizaron las características de dichas apps y las funcionalidades que proporcionaban a los usuarios.

 

Tal y como expone Antonio Martínez- Millana, investigador del grupo SABIEN del Instituto ITACA de la UPV, “este análisis permitió definir una clasificación detallada del tipo de características que debería tener una app ideal para la gestión de la diabetes tipo 1, y que hubieran sido validadas por estudios clínicos robustos”.

 

Posteriormente, se analizaron con detalle 80 app disponibles en las tiendas virtuales oficiales (App Store y Google Play) a fin de conocer si contaban con las características que habían demostrado ser relevantes para el control de la diabetes.

 

“La mayoría de app comerciales permiten la personalización de parámetros (87,9%) y proporcionan herramientas para el registro de datos (80%). Sin embargo, para nuestra sorpresa la gamificación y recompensas son las características menos utilizadas (3,8%). Además, el soporte social y de información solo está presente en el 37% y tan sólo el 25% proporciona herramientas para el cálculo y gestión de bolus de insulina”

 

La principal conclusión es que las apps comerciales se centran en aspectos de gestión de la enfermedad como recordatorios de dosis y registro de datos. Sin embargo, la investigación demuestra que los elementos clave en el manejo de la diabetes tipo 1 incluyen aspectos relacionados con el empoderamiento del paciente, tales como la promoción de hábitos saludables, la información sobre los riesgos del control inadecuado, el soporte social y el apoyo en la autogestión de la dosis de medicación. Y todo ello no está presente hoy en las apps.

 

Referencias:

Martinez-Millana A, Jarones E, Fernandez-Llatas C, Hartvigsen G, Traver V. App Features for Type 1 Diabetes Support and Patient Empowerment: Systematic Literature Review and Benchmark Comparison. JMIR Mhealth Uhealth 2018;6(11):e12237. DOI: 10.2196/12237

https://mhealth.jmir.org/2018/11/e12237/

 

Fuente: Área de Comunicación UPV



La UPV y la empresa MySphera han presentado la Cátedra MySphera. La finalidad de esta iniciativa es la promoción y el desarrollo de modelos para el análisis, la gestión y la optimización de los procesos hospitalarios mediante técnicas de Internet de las Cosas, los Sistemas de Localización en Tiempo Real y la minería de procesos.
 
Fuente: UPVTV


La Universitat Politècnica de València (UPV) y MySphera, compañía líder en Europa en tecnología IoT para entornos hospitalarios, han presentado la Cátedra MySphera. La finalidad de esta iniciativa es la promoción y el desarrollo de modelos para el análisis, la gestión y la optimización de los procesos hospitalarios.

 

El rector de la UPV, Francisco Mora, y Salvador Vera, CEO de MySphera, han presentado la nueva cátedra, fruto del convenio firmado entre la institución universitaria y la compañía de carácter global y con sede en el Parque Tecnológico de Paterna. Esta iniciativa es resultado de una fructífera colaboración entre la UPV y la empresa, ya que como ha apuntado Vera, “el germen del grupo que generó el proyecto empresarial ha salido de la Universitat Politècncia de València”. “De hecho, el 90% de la plantilla actual de MySphera ha pasado por esta universidad. Y ahora, con la cátedra reforzamos todavía más esa vinculación”.

 

La finalidad de la Cátedra MySphera, es “fomentar entre los estudiantes de la Universitat Politècnica de València su inquietud por la aplicación de las TIC en el ámbito sociosanitario para mejorar tanto la atención como los procesos”, ha adelantado el CEO de MySphera. También, “la promoción y el desarrollo de modelos para el análisis, la gestión y la optimización de los procesos hospitalarios mediante técnicas de Internet de las Cosas, los Sistemas de Localización en Tiempo Real y la minería de procesos. Todo ello en el marco del objeto y las finalidades específicas tanto de la Universitat Politècnica de València como de MySphera”.

 

La Cátedra MySphera está adscrita al Instituto Universitario de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (Instituto ITACA) y a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la Universitat Politècncia de València. Para Vicente Traver, director de la cátedra, y del grupo SABIEN del Instituto ITACA, “se trata de una oportunidad para acercar el conocimiento y potencial que tiene MySphera al alumnado de la Universitat Politècnica de València”. Además, “para el grupo SABIEN supone un reconocimiento a la actividad que estamos haciendo, de formación e investigación, y a nuestra capacidad de transferencia de conocimiento”, ha asegurado Traver.

 

En el marco de la Cátedra MySphera se desarrollarán diversas actividades, entre ellas, proyectos. Y está previsto convocar becas de colaboración, premios para trabajos fin de grado y concursos de ideas. Por otra parte, se organizarán conferencias, seminarios y talleres, visitas a empresas y jornadas de divulgación científica. Porque, como ha expresado su director, “queremos facilitar la transición del alumnado universitario al mundo laboral, en concreto, su integración en un sector como es el de las Tecnologías de la Salud en el que el número de salidas laborales es cada vez mayor”.

 

MySphera, líder en tecnología IoT en entornos hospitalarios

 

MySphera es líder en Europa en tecnología IoT (Internet de las cosas, por sus siglas en inglés) para entornos hospitalarios basada en sistemas de localización en tiempo real (RTLS). Se trata, por tanto, de una compañía global, con sede en el Parque Tecnológico de Paterna (València), dedicada a la transformación de los sistemas de salud a través de la localización y la visibilidad de los procesos usando herramientas inteligentes de IoT.

 

Su capacidad de innovación le ha llevado a desarrollar el Hospital Process Manager (HPM), un nuevo concepto que va más allá de la tecnología RTLS tradicional que permite la gestión automatizada de los procesos sanitarios mediante datos de trazabilidad y lógica de estados. Además, la tecnología MySphera permite evaluar el rendimiento real en los procesos para optimizarlos, y mejorar la eficiencia, así como la seguridad de los pacientes.

 

Fuente: Área de Comunicación UPV